Recomendaciones y errores a evitar ante el COVID19

Si deseas compartir

En días pasados escribimos el artículo “Reflexiones desde la cuarentena”, y debido a la aceptación recibida, decidimos escribir un segundo artículo haciendo énfasis en las recomendaciones que se han ido dando para evitar o al menos minimizar el riesgo de contagio, así como algunos errores que no debemos cometer; recordemos, no tenemos al momento de redactar estas líneas ni cura específica ni vacuna que nos haga prevenir esta enfermedad, así que, la estrategia es evitar el contagio.

Esto se puede lograr mediante varios mecanismos:

1ro) El distanciamiento o aislamiento social, también conocido como confinamiento o cuarentena, y de la cual hablamos en el artículo pasado; esta medida ha visto efectividad ya que al alejarnos de otras personas reducimos el riesgo de contagio, debido a que la dispersión de gotas de saliva mientras hablamos difícilmente lleguen más allá de los 2 metros, salvo cuando estornudamos, y esto lo veremos más adelante. De todas formas debemos tomar en cuenta que el aislamiento no nos protege de tocar superficies que hayan sido contaminadas previamente, y donde el virus se haya depositado logrando sobrevivir horas y hasta días de acuerdo al tipo de material.

Hay una serie de medidas publicadas por la OPS (Organización Panamericana de la Salud) junto con la OMS (Organización Mundial de la Salud) acerca de cómo realizar el aislamiento social o confinamiento, tales como:

  • Evita los espacios compartidos dentro de casa, y estos que estén bien ventilados.
  • Evita las visitas en casa, puedes haber estado confinada, pero si te viene una visita, puede contaminar tu espacio así haya estado a más de 2 metros de distancia de ti.
  • Identifica un área dentro de casa donde pudiera aislarse algún integrante de la familia que pudiera comenzar a presentar síntomas sospechosos de COVID19.

2do) Medidas de higiene:

  • Lavado de las manos: Se ha demostrado que la correcta higiene de las manos es una de las principales herramientas para evitar el contagio, no solo de COVID19, sino de otras muchas enfermedades. 

El lavado de las manos como medida preventiva se origina en 1840 cuando Ignac Fülöp Semmelweis (1818-1865) en el Hospicio General de Viena observa y mide que la mortalidad materna en el Hospital era del 30% mientras que los partos domiciliarios eran del 15%; en esa época era común que los médicos y estudiantes pasaran de atender de unas pacientes a otras.

Ignac Fülöp Semmelweis

Esta simple observación hizo que el Dr. Semmelweis instaurara el lavado de manos con agua y jabón, disminuyendo las infecciones maternas a menos del 10% de las ingresadas.

  • Para que el lavado de las manos sea efectivo debe cumplir ciertas condiciones:
    • Tiempo: al menos durante 20 segundos.
    • Frecuencia: 
      • Cada 2 horas.
      • Siempre antes de tocarnos cara (boca, nariz, ojos).
      • Tan pronto toquemos alguna superficie que desconocemos su estado.
      • Al entrar en nuestro lugar de confinamiento si tuvimos que salir por algún motivo.
      • Antes y después de ir al baño.
      • Antes de asistir a cualquier persona en casa.
    • Sustancia: Debe realizarse con agua y jabón. En caso de no disponer de los mismos, podemos usar algún gel a base de alcohol 70% y lavarnos posteriormente tan pronto tengamos disponibilidad.
    • Técnica: El lavado debe cubrir toda la superficie de la mano, incluyendo los espacios entre los dedos (interdigitales) y las uñas, por lo que recomendamos tener un cepillo a mano.
  • Protección frente al estornudo

Tradicionalmente en muchas sociedades, al momento de estornudar se cubría la boca con la mano, que consiste en un error, ya que de esta forma la mano se convierte en receptáculo de las microgotas que expelen al toser o estornudar. La forma correcta es cubrirse con el antecodo, o como en algunos sitios dicen coloquialmente, cubrirse como drácula. De esta forma, el aŕea que potencialmente podemos contaminar no estará en contacto de forma tan fácil con otras superficies.

  • Uso de mascarillas:

Las mascarillas, coloquialmente conocidas como tapabocas, ha resultado ser un tema polémico, pues desde la misma OMS no se ha recomendado su uso como un mecanismo de protección, pero que sí las deben llevar las personas contagiadas o que hayan estado en contacto con enfermos. Como esta enfermedad puede tener un período asintomático muy variable (hasta 15 días), muchos gobiernos la han instaurado como medida obligatoria al salir a la calle, ya no para protegerte tú, sino para que los demás se protejan de ti en caso que estés contagiado y no lo sepas. En este punto, y para evitar quizás conflictos con las autoridades, deberíamos cumplir con lo dicho por la autoridad donde nos encontremos, siendo una opinión muy personal el usarlas dada la justificación anterior (portadores asintomáticos).

De las mascarillas disponibles en el mercado, las efectivas son aquellas catalogadas como N95 y los diferentes modelos de mascarillas quirúrgicas; aquellas hechas de tela, u otros materiales como sábanas quirúrgicas, no son efectivas ya que el tamaño de sus poros son muy grandes y permiten el paso libre de los virus, tal como podemos observar.

Ponerse y quitar la mascarilla tiene una técnica, sino, nos podemos contaminar en este proceso:

  • Previa a su manipulación debemos lavarnos las manos.
  • Debe cubrir boca y nariz, tratando que no haya espacios libres entre la misma y la piel, llegando hasta la barbilla.
  • No tocar la mascarilla mientras la usamos.
  • Si se humedece, cámbiela.
  • Para retirarla debemos quitarla desde atrás, evitando tocar la parte delantera; posterior a su desecho en un recipiente cerrado debemos inmediatamente volver a lavarnos las manos.
La mascarilla NO se debe tocar

Las mascarillas de un solo uso hay personas que, bien por la escasez de las mismas o por no romper el confinamiento para adquirir más, trata de realizar algún tipo de “desinfección” de la mismas, motivo por el cual desde el Servicio de Anestesia de la Universidad de Stanford diseñaron una tabla que indica claramente NO USAR alcohol ni productos derivados del cloro para limpiarlas, ya que disminuyen la efectividad de filtración de las mismas, al igual que disminuyen la carga de electricidad estática que ayuda a estos materiales a repeler microorganismos.

Los métodos idóneos de desinfección son:

  • Exposición a la luz de lámparas ultravioleta por 30 minutos.
  • Horno a 70 grados centígrados por 30 minutos.
  • Vapor de agua hirviendo por 10 minutos

Otras medidas:

Limpieza y Desinfección: Aunque muchas veces se dan como sinónimos, son dos cosas diferentes:

  • Limpieza: Es el acto mediante el cual removemos suciedad, microorganismos (gérmenes) de la superficie. Aunque este proceso no mata a los gérmenes, puede lograr disminuir su población.
  • Desinfección: Proceso mediante el cual logramos destruir microorganismos, usando para ello sustancias químicas.

Lo ideal es limpiar primero y desinfectar después

Para limpiar usamos agua y jabón. Posteriormente se puede desinfectar usando soluciones de agua con cloro (diluir 4 cucharaditas de cloro por litro de agua); RECUERDA: al usar cloro debes evitar al máximo mezclar con otro tipo de productos tales como amoniaco. 

Recordar que debemos usar guantes al momento de realizar esto y descartarlos adecuadamente posteriormente en un recipiente cerrado para evitar contaminación cruzada.

  • Se recomienda limpiar todas las superficies de contacto que puedan haber sido tocadas por otras personas.
  • Con respecto a los productos que traemos de la calle tales como bolsas y paquetes, no ha habido un consenso unificado, aunque en líneas generales usar un aspersor con alguna sustancia desinfectante (alcohol, germicida, etc) sobre bolsas y paquetes debería ser suficiente.

Recuerda: Al no existir tratamiento específico ni vacuna al momento de escribir estas líneas, la medida que se ha visto más efectiva para aplanar las curvas de contagios y la diseminación de esta enfermedad, es la cuarentena; junto con ella el distanciamiento social incluso en el mismo hogar tratando de estar a no menos de un metro de distancia con otras personas, adecuada higiene de manos y cubrirse al estornudar o toser. 

Estas medidas nadie las puede hacer por nosotros, son de nuestra responsabilidad, no solo para protegernos nosotros sino proteger a quienes nos rodean.

NOTA: Esta es una información general y a modo de orientación, no pretende sustituir la consulta médica ni la opinión de su médico tratante.

Como siempre esperamos que este artículo sea de utilidad, ayude a discernir en los próximos correos o mensajes que recibamos en nuestros correos o a través de las redes sociales.

®2016 Dr. Humberto López-Fernández @mastologiaHLF

Si me quieres contactar haz click aquí

Si quieres suscribirte a la lista de correo para que te lleguen las novedades de primera mano, ve a este enlace

One thought on “Recomendaciones y errores a evitar ante el COVID19

  1. Gracias, Doctor. Su artículo reafirma lo ya conocido, y agrega otra información importante en cuanto a la desinfección. Saludos y un gran abrazo. (Este, virtual, si es permitido) ???

  2. Gracias Humberto, como siempre utilizando información de fuentes fidedignas y veraces para aclarar el panorama a los que no somos médicos y estamos cansados de tanta información confusa.

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.