La Lactancia Materna no debe verse como una moda

Si deseas compartir

Comienza la semana de la Lactancia Materna, y no pretendo en esta ocasión hablar de las grandes ventajas que tiene sobre la madre y el niño el hecho de la lactancia, ya existen muchas publicaciones que nos describen con lujos de detalles sus grandes beneficios.

Hoy quiero destacar el por qué un hecho fisiológico lo hemos tenido que poner en la palestra dedicándole una semana y casi salir a convencer que es buena la lactancia, que no es una cuestión de moda el realizarla o no, es un hecho natural y como tal lo debemos ver.

1200px-Rubens_Vía_Láctea
El origen de la Vía Láctea – Rubens – El Prado Madrid

Es tal la importancia de la lactancia a nivel colectivo de la especie, que sin ella no hubiésemos llegado a nuestros días, e incluso adquiere relevancia cuando el nombre de nuestra galaxia (la Vía Láctea) nace de un chorro de leche que deja escapar la diosa Hera mientras amamantaba a Heracles.

1024px-Rubens,_Peter_Paul_-_Romulus_and_Remus_-_1614-1616
Rómulo y Remo – Rubens Mueso Capitolino Roma

 

Tenemos otro ejemplo de lactancia cuando Rómulo y Remo, fundadores de Roma (en realidad fue solo Rómulo quien fundó la ciudad, pero esto ya es otro tema) fueron amamantados por la loba Luperca hasta que fueron recogidos por un pastor quien los crió junto con su esposa.

 

 

Isis-y-Horus
Isis amamantando a Horus – Museo del Cairo

Fuera de la mitología, y todavía en la época precristiana, el hecho de la lactancia ya se destaca como podemos ver en las diferentes obras de arte donde la diosa Isis amamanta a su hijo Horus en una escena que según los historiadores y expertos en arte fue la inspiración para que posteriormente se realizaran gran cantidad de obras con la Virgen Lactante tanto en grabados como óleos y esculturas. Esta pieza que vemos se encuentra en el museo de El Cairo.

Madonna_catacomb
Catacumba de Priscilla – Roma

 

Ya entrados en la era cristiana, la representación de la Virgen lactando al niño se evidencia desde las primeras épocas, quizás inspirados en la imagen anterior como comentábamos, viendo las primeras ilustraciones en las catacumbas en Roma (siglo II). Esta temática se mantendrá a lo largo de la era cristiana bajo diferentes formatos bajo nombres como La Virgen Lactante o también llamadas La Virgen de la buena leche.

Robert_Campin_-_The_Virgin_and_Child_before_a_Firescreen_(National_Gallery_London) (1)

La Virgen y el Niño – Robert Campin – Galería Nacional Londres

 

 

Peter_Paul_Rubens_-_Cimon_en_Pero (1)
Cimon y Pero  – Rubens – Rijksmuesum Amsterdam

 

La lactancia se ha visto representada también con la Caridad, tal como se ha expresado por diversos autores, donde la lactancia por parte de una hija sirvió para alimentar a su padre quien había sido condenado a muerte a través de la inanición. Este motivo ha sido recreado por una multitud de artistas y aunque la leyenda es pre-cristiana, fue un tema muy recurrente en el renacimiento.

 

La charité SArto
La Caridad – Del Sarto Louvre París

Otra forma de ver la caridad es con la lactancia de infantes que no sean hijos propios (matronas) que por diversos motivos no eran alimentados por sus madres; en este sentido podemos admirar la obra de Andrea Del Sarto expuesta en el Louvre de París con este motivo.

Todo esto recalca que debemos ver la lactancia como algo tan normal y natural como la maternidad, no debe ser producto de modas el realizarla o no; la idea de estas línea es destacar que desde que somos especie la lactancia ha ido unida a nuestro desarrollo de forma indivisible; el mensaje es que lacten, no entrar en polémicas si se hace a simple vista o a solas, aprovechemos la oportunidad de realizarlo; aquellas madres que por diversos motivos se deban apoyar en la lactancia artificial o maternizada usen esa herramienta pero siempre tratando de haber agotado todos los recursos de cumplir con la lactancia materna.

¡Feliz semana!

®2016 Dr. Humberto López-Fernández @mastologiaHLF

¿Qué no sabemos del cáncer de mama?

Si deseas compartir

Cuando llega octubre trae una oleada rosa, llenando de información acerca de esta enfermedad pero realmente, ¿sabemos o entendemos todo acerca de ella?

¿Es una enfermedad nueva?

No, de las primeras descripciones del cáncer de mama datan del papiro de Edwin–Smith (Egipto, año 3000 AC), describe 8 casos del denominado Carcinoma Inflamatorio. Ya en épocas más recientes tenemos evidencia en el año 1450 cuando Rembrandt (pintor holandés) realiza la obra “Betsabé en el baño…” donde podemos observar a la mama izquierda de la modelo con cambio de coloración y un aumento de volumen axilar; ella era esposa de Rembrandt y lo que expresó el artista en la obra era un carcinoma avanzado.

¿Carcinoma significa Cáncer?

Si el término es Carcinoma In Situ (CIS) no es cáncer. El crecimiento de las células mientras estén en el interior del ducto y no progresen a través de la membrana llamada basal se considera enfermedad de alto riesgo y no cáncer, pero cuando la penetra se llamará carcinoma infiltrante y ya estaremos en presencia de cáncer. En los últimos congresos (SIS 2014, MBCC 2015, BCN 2015) se ha insistido en la importancia de cambiar el nombre del CIS para evitar confusiones.

¿Cómo diagnosticamos?

Si bien se ha extendido el autoexamen, este permite detectar lesiones palpables y sabemos que cuanto antes se diagnostique y tratemos, mejor será la evolución; por este motivo se han desarrollando métodos de imagen para identificar lesiones milimétricas; ninguno es infalible y el que ha demostrado la mejor tasa de detección y su aplicación a gran escala ha disminuido la mortalidad ha sido la mamografía, hecho comprobado desde los años 60.

En el 2012 se incorpora la Tomosíntesis (mamografía 3D) mejorando la tasa de detección y disminuyendo las biopsias innecesarias.

Otros métodos de imagen son complementarios a la mamografía y tienen indicaciones precisas.

Importante recalcar: las imágenes NO dan diagnóstico, dan la indicación de realizar una biopsia o no.

 

®2016 Dr. Humberto López-Fernández @mastologiaHLF

¿Cómo evitar errores en Mastología?

Si deseas compartir

En la mastología actual podemos dividir la atención en tres grandes grupos:

1ro: Atención clínica o qué es lo mismo que la consulta que desarrolla el médico mástólogo con un adecuado interrogatorio y examen físico, dónde nos podemos dar cuenta de aquellos detalles en los que debemos insistir a lo largo de toda la consulta al igual que cuales son los exámenes que debemos indicar para una adecuada valoración.

2do: exámenes: este punto cobra particular importancia ya que los exámenes nos permite examinar la mama por dentro, aquello que no podemos ver a simple vista ni palpar.

Los errores aquí los podemos observar en tres niveles, de equipo, de técnico y de observador.

El error de equipo consiste cuando usamos un mamógrafo o ecógrafo de tecnología anticuada que no nos da la resolución adecuada que exigimos hoy en día. También puede ser equipos más recientes pero con inadecuado control de calidad..

El error de técnico ocurre cuando usamos un buen equipo pero el técnico no posiciona adecuadamente a la paciente en el mamógrafo de forma tal que queda parte de la mama sin incluir en el estudio y por lo tanto no se puede observar.

El error de observador consiste cuando hacemos un estudio con un buen equipo y buen trabajo del técnico pero el observador no detectar la lesión que se ve en el estudio; esto normalmente ocurre cuando el médico que evalúa las imágenes no es un experto o no trabaja a dedicación exclusiva en el área de la mamografía. En algunos casos hay lesiones que pasan desapercibidas porque se encuentran en el límite de la normalidad, en estos casos la mamografía se somete a una doble lectura tanto por parte del radiólogo como por parte del mastólogo que tiene la oportunidad de verla en la consulta.

3ro. Médico no mastólogo: En este grupo se incluyen las fallas a nivel de tratamiento y seguimiento de las lesiones que hayan sido detectadas en los dos puntos anteriores; un caso común es el no realizar biopsias percutáneas guiadas por imágenes a las lesiones detectadas durante la fase anterior. Ya en artículo pasado escribimos que era un mastólogo.

Cómo colofón y ya para terminar estas líneas el consejo para evitar la mayor cantidad de errores en la práctica de la mastología consiste en trabajar en unidades debidamente formadas con integración de las diferentes especialidades que hacen vida en ella.

 

®2016 Dr. Humberto López-Fernández @mastologiaHLF